viernes, 16 de noviembre de 2012

Un pedacito de historia


Hace unos días comentaba que tenía pendiente de enseñaros unas joyas de papel relacionadas con la gastronomía. Pues bien, hoy ha llegado el momento de desempolvar estas viejas reliquias y compartirlas con todos los que amáis la tradición culinaria propiamente dicha.
Como ya sabéis o podéis intuir, si sois lectores relativamente recientes, colecciono todo tipo de libros y objetos relacionados con la cocina anteriores al final de los años 60. Libros, recetarios, publicidad,  o envases, son los inquilinos más destacables de este baúl de la nostalgia que puebla mi espacio del día a día...
Pues bien, hace unos meses en el rastro, rebuscando en unas cajas de revistas viejas, encontré dos agendas llenitas de polvo de las que solía editar la Sección Femenina para gloria de las féminas patrias.  Como felizmente suele ocurrir en este tipo de situaciones, el vendedor -que evidentemente no sabía qué se traía entre manos- se puso muy contento de poder quitarse "el muerto" de encima...y yo más feliz todavía porque era perfectamente consciente de lo que me llevaba.


Estas agendas, escritas a mano en su totalidad, pertenecieron a una señoritinga de la alta alcurnia salmantina, de las de peinado de aguas y abrigo de visón. Y fijaros lo que es la casualidad, que esta señora tenía una familia bastante conocida por todos sus costados, la cual ostenta aún hoy en día, el honor de llevar el nombre de una de las calles más céntricas de nuestra ciudad.
El nombre me lo guardo para mí, por un respeto a la memoria de la interesada, que está claro que no han tenido ni sus más allegados al deshacerse de ésto. C'est la vie.


Yo me quedo con la feliz idea que tuvo esta mujer de grabar a pluma el día a día de los dos  años que forman parte de nuestra historia, tanto gastronómica como social.


Anotaciones cotidianas...de lo que se solía gastar en Salamanca en limosnas, sus lujos de chocolate con churros y cine diarios, o sus pedidos de cisco a la mítica fábrica de Mirat, se complementan con el registro minucioso de las matanzas que hacían para la familia, el coste de cada ingrediente que utilizaba para las mismas, y sobre todo, el resultado final en forma de morcillas, farinatos o longanizas. También incluye la fórmula magistral del adobo para las chichas, y la receta para la morcilla de piñones casera...ahí es nada, oiga!


Os dije el otro día, que los salmantinos íbais a tener un plus de ventaja al conocer directamente -o al menos de oídas- los sitios que aparecen. Y los que no, seguro que en vuestras ciudades también existen - o han existido- viejas glorias como estas del comercio de la alimentación.
Ultramarinos de aromas a especias y frutas escarchadas encargados de amenizar las cestas de la compra españolas no sólo durante los años de la postguerra, sino también unas cuantas décadas más. Aquí duraron, más o menos hasta el año en que abrieron Simago, ya que ésto supuso una verdadera consternación para la sociedad charra.



 Las agendas en sí son todo un puntazo. Editadas por la ya desaparecida Sección Femenina, tienen toda la esencia de los Coros y Danzas, de las nociones básicas de higiene y cuidado de niños y, sobre todo, de las tablas de gimnasia para niñas pizpiretas en pololos, seguramente al ritmo del famoso "Gibraltar...Gibraltar" jajajajaj...


 Es una lástima que de todos los ultramarinos que existieron en Salamanca, hoy en día sólo queda Paco. Al resto, como soy relativamente joven, los recuerdo dando sus últimas boqueadas...mejor dicho, a casi todos... porque de la existencia de la Casa Montegrís, es la primera noticia que tengo. Se encontraba situada en la C/ Prior, en el mismo local que hoy regenta, paradójicamente,  Burguer King.


Y qué decir de los artículos interiores de la agenda...desde recetas de cocina clasificadas por estación, hasta consejos para bajar culo o artículos políticos sobre los vicios y virtudes del bolchevismo...vamos, casi como la Cosmopolitan hoy en día, ¿eh?


¿Quién no se acuerda de Mantequerías Marcos en la C/ Concejo? Este ultramarinos sí que llegué a conocerlo e incluso compré alguna vez en él  no siendo ya tan niña. Una de las últimas grandes glorias charras. Y si no que se lo digan a la actriz Charo López, que era una gran habitual de este comercio antes de que lo cerraran.
Qué paradójico y a la vez qué chocante resulta comprobar cómo en la Salamanca (ciudad miserable donde las haya) del año 56 se podían conseguir quesos de bola, Gruyere, o incluso foie...mientras que seguramente la otra parte de la población basaba su alimentación en las famosas patas de pollo en pepitoria.


Y para terminar este paseo por la historia comercial salmantina que venía incluída en estas dos agendas, he aquí una selección que engloba desde papel de cartas con ribete de luto, el recibo de las donaciones a San Estanislao de Kotska, un recordatorio de los típicos ejercicos espirituales y un par de recibos procedentes de las desaparecidas Droguería San Antonio (Plaza del Mercado) y Lavandería Nurilu  (C/ Gran Capitán)


Desde luego es un lujazo poder bucear en la historia reciente de una manera tan clara e ilustradora. Qué feliz idea tuvo esta señora de ir anotando y guardando todo lo que caía en sus manos. Otro día seguiremos recordando el consumo alimenticio de los hogares españoles en los años 50.


**// El Pick-Up: SOY UN TSUNAMI de Karmele Marchante


12 comentarios:

Labidú dijo...

Mi querida amiga, vaya un tesoro que te encontraste. Ya pudiera verlo yo, jeje. tenemos las mismas aficiones, sanas aficiones. Me gustaría que siguieras publicando tus reliquias. gracias y miles de besinos asturianos.

doris dijo...

Gracias amiga por compartir tal tesoro...Me a gustado muchisimo.Besos

Sonia dijo...

Pues te felicito por el tesoro encontrado...parece además de curioso y sorprendente un acercamiento a esa época, que hoy se desconoce tanto y nos parece tan lejana.
Salu2
Cocinandovoyrecetandovengo.

Julia dijo...

Vaya reliquia!!, Que maravilla!! me ha encantado leer tu post y sobre todo mil gracias por compartir. Gracioso el peso ideal de la mujer jaja!
Besos y buen fin de semana!!

Marta Gonzalves dijo...

Cabriola me ha encantado esta entrada, mi marido mientras le leía tu post estaba diciéndome nombres de quienes podrían ser las posibles damas.

Buen fin de semana guapa.

http://hogardiez.blogspot.com.es/

Anónimo dijo...

Vaya post Cabriola!. A las que tenemos ya una cierta edad, con todo lo que has puesto y como lo cuentas nos recuerdas tiempos pasados que esperemos que no vuelvan nuncan. De todas formas mujer privilegiada, porque la mayoria teníamos lo justito, cocidito, patatas ... y que no faltara!!.
Toda una joya. Un beso.

KUS


Pilar dijo...

menuda joya encontraste Cabriolilla. Qué pena me dió cuando cerró Marcos, donde siempre compraba los caramelos de piñones, y los papelillos de gaseosa que mandaba para Ávila para que la suegra de mi hermano nos hiciera "huesitos"... en fin, ahora ya sabes, nos queda "El club del gourmet"
Besazos guapa

lola dijo...

esto si que es un tesoro, a mi me encanta la libreta de mi abuela que tambien tiene anotaciones de mantanzas y medidas como un centimo de canela, una panilla etc


¡¡besos¡¡

María dijo...

Querida amiga, como me has hecho disfrutar de esta preciosa entrada, menudo tesoro te vendieron, me pasa lo que a ti estas reliquias me vuelven loca,de echo tengo alguna ,pero desde luego estas son como ya te he dicho un verdadero tesoro, muchas gracias por enseñarlo .Mil besicos

María dijo...

Que gozada de agendas!!!. Hace más ilusión que muchas otras cosas :O) Me encanta tu compra!!! Besitos

mese dijo...

¡Qué recuerdos! Me parecen recuerdos muy preciados. Bss

Javier dijo...

Y ahora comento aquí, no es que lea como el rayo, es que primero me leí ambas entradas...

Vaya cosa tan curiosa que nos muestras, estaba pensando que de alguna manera, teniendo estos documentos, es como si tuvieras en tus manos parte de la intimad de una persona. A veces cuando voy a los rastros o mercadillos de cosas usadas y veo papeles personales, fotos de boda, de familia, de comuniones, me sorprende mucho, pienso tengo que tirar todo lo que tengo porque cualquier día alguien me lo vende jajaja

Felicidades por la adquisición, es muy interesante.

Y ahora haz lo que tu veas, contesta o no el comentario ;)

Abrazos