martes, 17 de abril de 2012

Mon Dieu !


A pesar de que mucha gente piense lo contrario, la casquería es uno de los alimentos más sanos y que más proteínas tiene en la pirámide alimenticia, y si a eso le sumamos el amplísimo abanico de posibilidades gastronómicas que se presentan ante nuestros humildes fogones, nos encontramos con toda una maravilla organoléptica, ya utilizada hace miles de años.
Bien es cierto, que no he probado todas y cada una de las variedades en las que ésta se presenta y problablemente no lo haga  por cuestiones de haber crecido bajo los parámetros de lo que puede considerarse  ser una niña tiquismiquis  persona seria y responsable, sin embargo también he de reconocer que todo lo que he probado hasta ahora me ha dejado completamente fascinada. ¿Me atreveré alguna vez a ampliar mi franja de acción probando cosas aún más gore del tipo sesos, criadillas o ubre? ¿lograré liberarme alguna vez de los prejuicios casqueriles completamente? ¿por qué estoy escribiendo estas preguntas existenciales al más puro estilo Carrie Bradshaw?
Sin más dilación, y siguiendo el hilo, hoy os presento uno de mis clásicos, con el que chupan el plato literalmente todas las almas inocentes que osan  sucumbir en sus garras...


RIÑONES DE LECHAL AL CHOCOLATE AMARGO



 Ingredientes: (para una ración de 2-3 personas) Unos 10-12 riñones de lechal, 1 cebolleta, 2 chalotas, 1 diente de ajo, 1 hoja de laurel, tomillo fresco, pimienta negra, 1 copita de Jerez, 2-3 onzas de chocolate amargo, sal, aceite de oliva, pan de leña en rebanadas.


ATENCIÓN!!
AUNQUE NO LO PAREZCA, ESTO ES UNA RECETA SALADA
  1. Salamos los riñones y los dejamos macerando, bien limpios, en leche durante una noche aproximadamente.
  2. Al día siguiente, los lavamos bien, los cortamos en trozos no muy pequeños y los reservamos.
  3. Ponemos a pochar la cebolleta y las chalotas con una hojita de laurel.
  4. Cuando estén empezando a pocharse (más o menos cuando la cebolla esté transparente, tampoco conviene caramelizarla si queremos un toque consistente al final) añadimos los riñones y dejamos saltear durante unos minutos con un golpecito de molinillo de pimienta.
  5. Mientras se van haciendo, cogemos el mortero y hacemos una mezcla con el ajo, el tomillo fresco y el vino de Jerez y un chorrín de agua.
  6. Regamos los riñones con la mezcla del mortero y dejamos que se vayan mezclando los sabores. Los riñones no tienen que cocerse, simplemente estar bañados con la salsa para que den un ligero hervor.
  7. Ponemos a tostar unas buenas rebanadas de pan de leña y reservamos.
  8. Cuando queden unos 4 minutillos más o menos, añadimos las onzas de chocolate (no hace falta rallarlas, ya que se van a disolver rápidamente) y apagamos el fuego, mezclando bien todo.
Montamos el plato poniendo una rebanada de pan en el fondo del plato y servimos encima un par de cucharadas de riñones y salseamos. Tampoco pasarse, a menos que queramos ponernos tordos....recuerdo que la Operación Bikini está ahí a la vuelta de la esquina jajaj

Haced la receta, no os arrepentiréis, el toque del chocolate es espectacular, lo garantizo!



**// El Pick-Up de Cabriola: JOHNNY, FRANÇOISE ET SYLVIE de Chouchou (Salut Les Copains)

20 comentarios:

Julia dijo...

Que plato más original, me gustan los productos de casqueria y estos riñones tienen una pinta exquisita, tomo buena nota de la receta.
Un beso

Maria dijo...

A mi de la casqueria lo que más me gusta son los callos uy es que me privan, pero caseros! muy buena receta! me quedo por aquí! 1 besin

quesemaquemao dijo...

A mi la casqueria, me encanta, muy original la receta con el chocolate amargo, hay que probarla.
Besitos y a seguir innovando

Labidú dijo...

Madre, yo no puedo con la casquería, comerla, lo que es preparar, preparo los callos para mi padre que le encantan, pero no los como. Me parece que yo también me crié con ciertos prejuicios, jejeje. Pero tengo que reconocer que estos riñones que preparas tienen muy buena pinta. Venga, cierro los ojos y me los como. Besinos

Anónimo dijo...

Yo tengo una hija que le pasa lo mismo que a ti. poco a poco voy abriéndole las ganas , pero me está costando un triunfo .
Te han quedado , que eso no hay quién lo rechace cariño, tienen una pinta buenísima y las fotos geniales , gracias Cabriolita
KUS

Anónimo dijo...

No sé si lo repito. Sorry. Esto de la casque tiene su "puntito" aunque en otros tiempos recuerdo de pequeña de la mano de mi mami en las colas del mercado (quién dá la vez? y sin un hombre a la vista que se le hubise cedido el puesto sin rechistar jajaja... y los que "oficiaban" el rito diario tenían esos mostradores impolutos y un poquito pasados de marmol blanco (no digo más). ni una mancha y creo que exige saber cocinar para hacer de ello lo apetecible y alimenticio para no habernos quedado "retacos" los de cierta generación o sin carencias fundamentales. Olé! homenaje a esos milagros. Gracias por lo de Salut les copains. Los tenía casi todos y les daba mil vueltas. Ahora parece tan ingenuo! pero bueno también se complementaba con REalités (creo que se llamaba o se llama). Tuve un Chouchou que me facilitó mi penfriend desde Paris. Que mal suena ahora todo esto y que interesante era esa "lejanía".

Perdón por meterme en tus "cocinas" besotes profe. IsaM.

LA COCINERA DE BETULO dijo...

Muchas veces son manías que tenemos porque a mi algunas cosas como los callos me gustan, pero otras es que me da no sé que y riñones antes comía, pero ahora hace mucho que no, me habré vuelto una tiquismiquis? Jejeje, seguro que con el chocolate están muy buenos.
Besos.

Mary dijo...

A mí me parece un bocado delicioso, te han quedao de diez!!!

cocinarycompartir dijo...

Yo no conozco a nadie que le gusten todos, todos, los productos que hay de casqueria. A mí me encantan los callos, los zarajos,las gallinejas, los entresijos, las carrilleras,las mollejas de cordero, el hígado, los sesos y las criadillas. Sin embargo no puedo ni con la lengua (que no sé si se considera casqueria), ni con la asadura, ni con los riñones, pero reconozco que esta salsa tiene que estar muy buena; yo utilizo algunas veces el chocolate cuando hago rabo de ternera. Un beso. Esperanza.

Anónimo dijo...

Cabriola soy una ferviente seguidora de tu madre ,me llamo Mamen y vivo en Madrid ,y del chiribitaino me paso a "cabriolita " me encanta tu blog y "mezuconeo " cada dia en los dos ,con el tuyo me rio mucho y te doy las gracias siempre mentalmente .Besitos preciosa

Cabriola dijo...

gracias a ti, guapa :-)

María Jesús Prieto Pérez dijo...

la verdad que no me va mucho la casquería, pero esto se ve fenomenal a lo mejor me animo y todo...
Besitos...

Cabriola dijo...

MªJesús, guapa, no me dej entrar en tu blog desde hace una semana más o menos
te has cambiado a google+? cómo puedo dejarte comentarios?
besotess

igloo cooking dijo...

que delicia y que original! lo pruebo seguro!!! Besitos

Silvia dijo...

Me encanta el riñón. Solo lo como cuando voy a casa de mis padres porque mi madre lo hace riquísimo. Me llevo tu receta.

Besos.

María Jesús Prieto Pérez dijo...

No entiendo porque no puedes entrar en mi blog, no he cambiado nada...Intentare averiguar por qué y te digo algo...
Besitos...

Pilar dijo...

Yo no me apunto contigo a la cata de casqueria, prefiero irme de tapas y comerme un rico queso
Besos guapa

Albahaca con tomates dijo...

Toda la casquería no me gusta...pero los riñones sí y lo he descubierto hace poco...por eso nunca he probado a cocinarlos!
No parece difícil, me apunto la receta!
Un saludo ;=)

SONIA dijo...

Enhorabuena por la receta, se ve rica y deliciosa y sobre todo, por tu blog, me encanta, tienes unas recetas que me han encantado. Me hago seguidora tuya. Si quieres puedes pasarte por mi blog
http://a-pedir-de-boca.blogspot.com/ y si te gusta me dejas un comentario, te haces seguidor, lo que tu desees.
Besos.

doris dijo...

Que delicia de riñones, a mí me gustan de vez en cuando,es un plato exquisito y muy nutritivo.Besos y te sigo desde hoy, me gusta tu blog mucho.Besos.